se solidariza con Soledad Mujica

No te chupes, llama a tus clientes

Si tu servicio es necesario y reiterativo 

Publicado: 2014-08-10

Tengo que cortarme las uñas de los pies cada tres semanas, el pelo una vez por mes, ir al dentista cada seis meses a hacerme un control, llevar mi carro a hacerle mantenimiento cada cinco mil kilómetros (y mi mecánico debe saber en cuantos meses en promedio los recorro).

Si yo recibiera llamadas de estas personas, o un mail o un mensaje de texto no me incomodaría. Ellos forman parte de mis servicios esenciales y necesito ser puntual conmigo mismo en atender estas necesidades. Ellos son mis proveedores de servicios y deberían tener la gentileza de llamarme.

Sin embargo, ellos no me llaman. Les digo y no me llaman. Están demasiado ocupados en buscar nuevos clientes o en atender a quien les caiga. O lo que es peor, están convencidos que si me llaman me van a incomodar.

La verdad es que no cultivan su cartera de clientes. La verdad es que se ponen excusas para no hacer las cosas bien. La verdad es que son unos chupados que no tienen la destreza de sostener una conversación para activar una relación comercial.

Yo los necesito y ellos me necesitan. Yo necesito de su talento y ellos necesitan de mi dinero. Si yo no voy a tiempo, es decir, me demoro unas semanas o meses en acudir a sus establecimientos no pierdo mucho, sin embargo, ellos pierden mucho más.

Por ejemplo, si durante un año, voy rigurosamente a cortarme el pelo una vez al mes, mi peluquera obtendría de mi, 12 ventas. Si lo hago una vez cada mes y medio, sus ventas se reducirían a 9 al año, y, si por esas cosas que ocurren a veces, voy cada dos meses, ella apenas tendría 6 ventas anuales conmigo. 

Por eso, es indispensable que quienes dan esta clase de servicios tengan un manejo prolijo de su cartera de clientes. Que, si no tienen tiempo para hacerlo, tengan una persona que coordine las citas.

No llamar no es un acto de elegancia, es una real dejadez. Por el contrario, hacer esa llamada es pensar en el cliente, es ayudarlo a ser prolijo y precavido.


Sígueme en Facebook como Diempresa y en el twitter como @elinfantejuan


Escrito por

Juan Infante

Sociólogo. Experto en temas de desarrollo económico y solución de conflictos. Consultor de empresas. Formador de empresarios.


Publicado en

Diempresa

Un blog sobre temas empresariales